Cuatro yerros

March 30, 2016     
6 people like this post.

Hay ciertas afirmaciones en el debate político-partidista en México que se repiten constantemente. Algunas de ellas, sin embargo, son cuestionables cuando no equivocadas. Aquí van cuatro ejemplos:
.
1. “Los partidos sólo ven por sus intereses. Ninguno piensa en el país.” En este caso la afirmación es absolutamente cierta, lo que no ha lugar es el tono de lamento que expresa. Seamos claros: los partidos son clubes de individuos con intereses particulares que, en pleno uso de sus derechos políticos, se organizan para defenderlos. Así, por ejemplo, hay partidos obreros que buscan mejores condiciones de trabajo, partidos conservadores que abogan por una estricta moral pública, y partidos verdes que quieren acabar con la tauromaquia. En una sociedad libre esto es lo más normal: que la diversidad social se exprese en un sistema pluripartidista. Esto es, un conjunto de parcialidades que por si solas no representan más que un sector de la sociedad.
.
2. “Las causas ciudadanas han sido abandonadas por los partidos.” Aquí quiero ser muy claro: no existe tal cosa como las “causas ciudadanas.” Tan ciudadanas son las propuestas de extender las ciclovías como las de reducirlas. Ciudadanos eran los que exigieron la prohibición de fumar en espacios cerrados como los que se organizaron para impedirlo. Y ciudadanos son los votan por el PRI como los que votan por otro partido (y los que no votan por nadie también). La ciudadanía es una condición de pertenencia a una comunidad política, no un programa de políticas públicas.
.
3. “Los poderes fácticos están por encima del orden democrático del país.” La promesa de la democracia era dotar a todos los ciudadanos mexicanos de voz y voto. Nunca fue la de otorganos un mismo nivel de influjo. En el contexto de la igualdad democrática, limitada ciertamente pero tampoco despreciable, hay margen para que los ciudadanos y sus organizaciones ejerzan su influencia en mayor o menor medida que otros. Ello no va en absoluto en menoscabo del orden democrático. Puede o no gustarnos el activismo de iglesias, medios, sindicatos, o universidades, pero acusarlos de burlar la democracia es equivocado.
.
4. “Lo ideal para México sería ser gobernado por un partido de izquierda.” No dudo que para algunos sectores un triunfo del PRD o MORENA fuesen buenas noticias. La CNTE sin duda lo celebraría. Pero ojo: habría también perdedores, en el caso referido las familias oaxaqueñas. Vuelvo al punto 1: los partidos representan parcialidades que buscan alcanzar cargos de gobierno. Ninguno de ellos, sin embargo, tiene monopolio sobre la representación del país. Éste encierra contradicciones que tienen salida (que no solución) en el juego democrático.
.
Caveat lector: The opinions expressed in this blog are strictly personal, and do not necessarily reflect the views of Global Brief.
Advertencia: Las opiniones expresadas en este blog son estrictamente personales y no reflejan necesariamente las posiciones de Global Brief.
Share and Enjoy:
Print This Post | Send to a friend








Spam Protection by WP-SpamFree

<< back to blogger