Xenofobia y amor

February 14, 2012     
13 people like this post.

Recientemente M√©xico recibi√≥ una extraordinaria cobertura por parte de los medios de comunicaci√≥n de Calgary. Ello se debi√≥ a un desafortunado incidente ocurrido en Mazatl√°n, en el cual una turista calgariense fue golpeada en el rostro por un individuo de apellido Quintero. La alevosa agresi√≥n, ocurrida en circunstancias poco claras, le produjo graves lesiones faciales lo que agrav√≥ profundamente a la opini√≥n p√ļblica. Como sucede en estos casos se inici√≥ una espiral viciosa en que la indignaci√≥n p√ļblica aliment√≥ el sensacionalismo medi√°tico y viceversa, despertando en algunos calgarienses sentimientos xenof√≥bicos hacia M√©xico. Aclaro que utilizo aqu√≠ el adjetivo “xenof√≥bico” en su sentido etimol√≥gico, esto es, miedo a lo que nos es ajeno.

Meditando sobre este incidente y las reacciones que motiv√≥, concluyo tentativamente que la xenofobia es com√ļn a todos los hombres. M√°s a√ļn, se trata de un componente de nuestro instinto de supervivencia que no se expresa √ļnicamente a nivel de colectividades nacionales: lo ajeno no necesariamente est√° a miles de kilometros de distancia, puede perfectamente hallarse en un mismo pa√≠s, en una misma ciudad, e incluso en un mismo edificio. La pulsi√≥n xenof√≥bica, sin embargo, se aten√ļa por otro componente instintivo del hombre que es la necesidad de expandir nuestros horizontes. En efecto, a√ļn el m√°s hogare√Īo de entre nosotros anhela andar caminos ignotos. Y as√≠ como la ignorancia deviene naturalmente en temor, el conocimiento deviene ‚Äďy es imposible que no ocurra- en amor, pues conocer es amar. Feliz d√≠a de San Valent√≠n.
.

.

Caveat lector: The opinions expressed in this blog are strictly personal, and do not necessarily reflect the views of Global Brief.

Advertencia: Las opiniones expresadas en este blog son estrictamente personales y no reflejan necesariamente las posiciones de Global Brief.

Share and Enjoy:
Print This Post | Send to a friend




4 Responses to “Xenofobia y amor”

  1. Antonio Ortega Quevedo on February 14th, 2012 2:22 pm

    No conoc√≠a de la noticia… pero el que lo hizo seguro le falta evolucionar un poco para tener una correcta condici√≥n humana… lo que es… un simple animal…

  2. Mario Garcia Y Paz on February 15th, 2012 11:26 am

    Muy buena deducción pero así queda demostrado que hay dos lenguas , la coloquial del diario y la etimológica cada una dice cosas diferentes . No creo que llegue el día en que esto quede resuelto, por eso es mejor emplear un lenguaje lo mas simple sencillo posible .

  3. Ra√ļl Ojesto on February 20th, 2012 11:11 pm

    Me parece un buen tema el que el autor pone sobre la mesa. Es una lástima que esto sea a consecuencia de un suceso tanto o más indignante en México de lo que lo es en Canadá (porque nunca falta el pendejo que nos hace quedar mal ante los ojos del mundo). Se trata de un acto repudiable por cualquier persona que se considere a sí misma como civilizada, entiéndase como se quiera el término.

    Y para seguir con la cuesti√≥n terminol√≥gica, si bien el autor define atinadamente a la xenofobia como el miedo a lo ajeno (o, siguiendo su propia l√≠nea etimol√≥gica, a lo “extra√Īo”), me parece que se equivoca al clasificarla como una pulsi√≥n. La xenofobia no es de ninguna manera instintiva, todo lo contrario, si somos capaces de imaginar un alma pura y libre de malicia, encontraremos que el ser humano es curioso por naturaleza: le fascina lo desconocido. Y no es necesario recurrir al mito del “noble salvaje” o ponerse a estudiar a las tribus amaz√≥nicas para formular hip√≥tesis al respecto. Basta con observar el comportamiento de los ni√Īos, que es, seg√ļn Nietzche, entre otros autores, la forma en que se comportaban los primeros humanos.

    La b√ļsqueda de sensaciones y experiencias nuevas constituyen no s√≥lo la esencia de lo humano, sino tambi√©n la base de su conservaci√≥n. Es gracias a la exploraci√≥n del mundo que el hombre descubre cosas como que ciertas plantas son venenosas o que la piel de ciertos animales es buena para protegerse del fr√≠o. De esta manera hace frente a su deficiencia de instintos. Mientras que el resto de los animales dependen de sus instintos, el ser humano se ve obligado a construir conocimientos. De otro modo, no tendr√≠a oportunidad alguna de sobrevivir en el reino de las bestias.

    Se llega entonces a que la xenofobia es algo aprendido, y con un arraigo tal que el autor confunde, muy razonablemente, un reflejo condicionado con una pulsi√≥n. Es desafortunado que las poblaciones de diferentes regiones del mundo presenten diferencias abismales en su grado de desarrollo social, pol√≠tico y cient√≠fico. Es m√°s desafortunado a√ļn que este fen√≥meno, al estar ligado con la geograf√≠a, lo est√© tambi√©n necesariamente con las razas.

    Un ciudadano de un pa√≠s pobre a consecuencia de las invasiones colonialistas y/o imperialistas de un pa√≠s rico tiene buenos motivos para odiarlo. Asimismo, los ciudadanos de ese pa√≠s rico tendr√≠an buenos motivos para odiar a los inmigrantes de ese pa√≠s pobre que no aprenden a comportarse de acuerdo a los est√°ndares de convivencia del pa√≠s que los recibe, que incluyen aspectos como la mesura en el vocabulario, la higiene personal, el respeto por las √°reas p√ļblicas y, en fin, los buenos modales, enti√©ndanse como se quiera. La xenofobia es mala, pero es humana, y est√° basada en argumentos, a veces reales, a veces falsos, pero siempre racionales. Lo que llama la atenci√≥n es que por alg√ļn capricho del destino, los ciudadanos de esos pa√≠ses ricos y pobres tiendan a ser, por lo general, blancos y no blancos respectivamente.

    La forma en que el autor aborda el tema amoroso me parece un tanto arbitraria. Sensiblera. Gratuita y chocantemente cursi, para ser honestos. “Conocer es amar”. Bah. La verdad es justamente lo contrario. En alg√ļn post anterior se hab√≠a abordado el tema de la mentira, el celo y el disimulo como necesidades sociales. Sin embargo, si regresamos al ejemplo de los primeros humanos, esos seres que se maravillaban constantemente con cada novedad que encontraban en el ancho mundo, que descubr√≠an que las flores de diferentes colores ten√≠an tambi√©n distintos aromas, o que los frutos de distintos colores ten√≠an tambi√©n distintos sabores, resulta improbable que, al toparse con gente de otro color, experimentaran sentimientos precisamente de xenofobia.

  4. Alejandro García Magos on February 22nd, 2012 11:31 am

    Muchas gracias por tu comentario Ra√ļl. Muy atinado y enriquecedor.





Spam Protection by WP-SpamFree

<< back to blogger