McCuriosidades

September 27, 2010     
8 people like this post.

Hace unos meses una histérica mujer de Toledo, Ohio, atacó a una dependienta de McDonalds (pueden ver el video aquí). Sin que tenga nada que ver, la anécdota me trajo a la memoria un suceso que aconteció en México en el año 2002. La historia va así: cuando McDonalds anunció la apertura de una sucursal en el centro histórico de Oaxaca quinientos ciudadanos –de una ciudad de 250,000- protestaron ante lo que consideraron una imposición cultural de los Estados Unidos. Entre los ofendidos destacaba la presencia del pintor Francisco Toledo, quien hizo suya la causa con particular fervor. La forma de protesta de los susodichos fue delatora de sus íntimas convicciones: se plantaron ante la sucursual y se hartaron de tamales. A estos hechos les siguieron meses de disputas y acusaciones hasta que finalmente McDonalds decidió no abrir la mentada sucursal. Sin proponerselo, Toledo y compañía impidieron la creación de empleos en Oaxaca (uno de los estados más pobres del país) y disminuyeron la variedad de restaurantes en la capital. No se detuvieron a pensar que quizá habría muchos jóvenes oaxaqueños deseosos de trabajar en McDonalds, o niños ávidos de comer hamburguesas (al parecer la única forma que tienen los oaxaqueños hacer esto es emigrando a los Estados Unidos). Como dato curioso, en ese mismo año de 2002 Toledo pintó un cuadro titulado “Changos Mirones” que, a la vuelta del tiempo, la casa de subastas Christie’s de Nueva York vendió en $265,000 dólares (pueden ver el anuncio de la subasta aquí). Como diría Savater: “cuando conozco los dictámenes de ciertos [artistas] comprometidos sobre problemas concretos, me hago partidario del arte por el arte.”

Changos mirones - Francisco Toledo, 2002

Changos mirones - Francisco Toledo, 2002

Advertencia: Las opiniones expresadas en este blog son estrictamente personales y no reflejan necesariamente las posiciones de Global Brief.

 

Caveat lector: The opinions expressed in this blog are strictly personal, and do not necessarily reflect the views of Global Brief.

Share and Enjoy:
Print This Post | Send to a friend




8 Responses to “McCuriosidades”

  1. mario garcía y paz on September 27th, 2010 5:41 pm

    Hola,

    ” Se me acabo la fuerza de la mano izquierda….”
    Esta nota no me gusto, me recuerda a casi cualquier político , no habrá algún otro tema en el mundo que se pudiera analizar.

    San Hilario del Salitre
    Apoderado: Mario García Y Paz

  2. Raúl Ojesto on September 28th, 2010 7:46 pm

    El autor hace referencia a un suceso poco novedoso, el de Toledo, para hacer referencia a otro francamente añejo y rancio, el de Oaxaca. La postura de defender la apertura de una sucursal de McDonald’s como salvación de la economía de los oaxaqueños es tanto o más maniquea que la de aquellos ciudadanos que se opusieron a que la plaza pública de SU ciudad (una de las más hermosas ciudades y plazas de México) se viera afeada por un establecimiento cuya estética y giro desentonarían con el entorno. Creo que nadie se oponía a la apertura de un McDonald’s en Oaxaca, sino a la locación donde se pretendía abrirlo. Poner un letrero de Coca-Cola en Rusia está bien; ponerlo en la Plaza Roja es políticamente incorrecto. Conmino al autor y a otros posibles lectores a dar por terminada esta barroca, ociosa, bizantina, maniquea, inoportuna e inútil discusión. Casi me dan ganas de platicar de futbol.

  3. Alejandro García Magos on September 29th, 2010 11:39 am

    Hola Raúl. Es probable que mi nota te haya parecido añeja y rancia porque no la leíste con calma: en ningún momento señalé a McDonalds como la “salvación de la economía de los oaxaqueños” como tú, maniqueamente, sugieres. Mi nota no es una receta económica sino una defensa de la libertad de elección de los oaxaqueños. El autonombrado Patronato Pro Defensa del Patrimonio Cultural de Oaxaca (PROAX) que encabezó Francisco Toledo se opuso al local de McDonalds por considerarlo “un símbolo de las transnacionales norteamericanas.” A lo que yo respondo: no cometen pecado ni pierden su identidad aquellos oaxaqueños que, haciendo uso de su libertad, deciden comer hamburguesas o trabajar para una transnacional (lo mismo que Toledo no es menos oaxaqueño por vender sus obras en Nueva York). Dejemos la corrección política al arbitrio de cada quien.

    Claro, deben de haber reglamentos de construcción que protegan la estética local, nadie esta sugiriendo poner los arcos de McDonalds encima de la catedral. En el Zocalo de la Ciudad de México a un costado de Catedral hay un McDonalds (sin arcos) donde gente trabaja, niños tragan, y no pasa nada.

    Yo, por mi parte, conmino al que así lo desee a expresar su opinión en esta discusión. Como siempre lo he dicho: entre más comentarios mejor.

    Saludos,

    a.

  4. Elis on September 29th, 2010 12:06 pm

    un claro ejemplo de doble moral, lo que desafortunadamente se da mucho en nuestro país.

  5. Rocio Rodriguez on September 29th, 2010 4:05 pm

    Estoy convencida que el artista Toledo fue muy acertivo en apoyar la protesta de no poner un McDonalds en el Centro Histórico de tan bella ciudad, sin embargo si pudieron haberla puesta en otro sitio cercano a éste. De cualquier manera los niños comen hamburgesas en cualquier otro lugar aunque no sea bajo el concepto de esta franquicia, que dicho sea de paso, el producto es malísimo. Además no pusieron esta hamburguesería ahí afortunadamente, pero qué mensos de no haberla puesta en otra ubicación, pero seguro que surgieron otros restaurantes de la gastronomía oaxacaqueña en donde sí obtuvieron fuentes de trabajo y además se da a conocer la variedad de alimentos que se pueden degustar en esta ciudad.
    En hora buena por Toledo por haber vendido su cuadro, ya que lejos de que recibirá muy poco dinero como resultado de esta venta, si está acreditado como un buen pintor, ya que no cualquier obra se subasta en Christie’s.

  6. Juan Pablo Garcia Magos on September 29th, 2010 5:10 pm

    Independientemente de que la causa sea o no valida , lo que resulta fuera de lugar es la actitud redentora de Toledo y su actitud de “representante del pueblo de Oaxaca” , Francisco Toledo no representa a nadie.

    Por cierto la restauración del Exconvento de Santo Domingo en Oaxaca la pago Fomento Cultural Banamex otro representante del capitalismo……… claro que parece ser que hay de capitalistas a capitalistas ..je je

  7. Karina Oviedo on October 29th, 2010 3:21 pm

    Los niños de Oaxaca no creo, realmente, que estuvieran o estén ávidos de comer hamburguesas ¡COMERÍAN CASI QUE LO QUE FUERA! Así como los miles de desempleados de este país trabajaríamos (y no de lo que sea, aunque algunas veces no queda de otra) con respeto, amor y dedicación en la empresa que nos diera la oportunidad de hacerlo y su fuese mexicana, pues mejor, pero parece que los empresarios mexicanos son como como algunas especies endémicas, en peligro de extinción.

    ¿LA MORAL? ¡MMMM! ¡AH, SI! Esa cosa que en algunos viene acompañada con con y desaparece con dinero ¡Claro!

  8. Alejandro García Magos on November 1st, 2010 7:32 am

    Alejandro,
    The point of Toledo’s group was not to tell the Oaxacan people where they should eat or work but do preserve a historic sight. To put a McDonalds in the main square of Oaxaca would cheapen the beauty of it and take away from the traditional feel that is so magical there. Put a McDonalds anywhere else in Oaxaca but not the main square.
    Tina





Spam Protection by WP-SpamFree

<< back to blogger